top of page
  • Foto del escritor

URGENCIAS DE OTORRINO EN INVIERNO

En invierno suelen ocurrir imprevistos con los pequeños. Es frecuente que nuestro médico esté de vacaciones, o bien que nos encontremos de viaje y sea complicado encontrar un consultorio de confianza. Pensando en esto, te comparto algunas recomendaciones para urgencias comunes en temporada de frío.


Las urgencias debe verlas un otorrino pediatra ¿verdad?

La mayoría de los otorinos generales pueden atender situaciones urgentes en pequeños. Si tienes acceso a un especialista en otorrino pediátrica adelante, pero no pierdas tiempo valioso si no lo encuentras. Acude con otorrino general.

  

Qué hacer si tu niño... 


1. Tiene fiebre, mocos o tos: Las vacaciones no tienen por qué arruinarse. La mayoría de las infecciones son causadas por virus y no requieren antibiótico. Puedes administrarle un analgésico (paracetamol o ibuprofeno) en caso de que se note muy decaído o molesto. Un baño tibio puede aliviar el malestar por fiebre. Aplica spray de solución salina en la nariz para ayudarle con la congestión y el moco y ofrécele abundantes líquidos. Si tiene energía para jugar no es necesario restringirle actividades.


Acude a urgencias si tiene:

  • Menos de 3 meses de edad y presenta fiebre o febrícula (37.5 grados centígrados o más)

  • Dificultad para respirar

  • Silbido en el pecho

  • Falta de aire

  • Tos que le impide respirar o le provoca vómito

  • Coloración pálida o azulada

  • Respiración agitada o con mucho esfuerzo


2. Sangra por la nariz: Aunque puede verse muy aparatoso, un sangrado nasal pocas veces pone en peligro la vida. La mayoría son causados por resequedad, rascar o hurgarse la nariz y ceden al comprimir la parte blanda de la nariz como se muestra aquí:

  




También puedes colocar una bolita de papel higiénico o algodón en la fosa nasal para detener el sangrado. La coagulación tarda alrededor de 10 minutos y generalmente el pequeño se recupera sin mayor problema. Es recomendable aplicar después un lubricante nasal en spray o ungüento para prevenir nuevos sangrados.


Acude a urgencias si:

  • El sangrado no cede después de comprimir la parte blanda de la nariz por 10 minutos

  • El niño se ve pálido, decaído o adormilado


3. Se metió algo a la nariz o al oído: La mayoría de los objetos que los niños se introducen a los oídos o la nariz no representan un peligro. No se le irán al cerebro (lo cual preocupa a muchos padres). Algunos terminan tragándose y saldrán del organismo cuando el niño evacúe. Acude directamente al otorrinolaringólogo para su extracción. La mayoría de los servicios de urgencias, médicos generales o pediatras no cuentan con el instrumental adecuado para removerlos y pueden lastimar al niño intentando sacarlos.


Acude a urgencias si:

  • El objeto es una pila de botón (tipo reloj). Éstas causan una quemadura severa rápidamente y pueden lesionar de gravedad. Si no sabes lo que se metió pero alcanzas a ver un objeto metálico, sospecha siempre que se trata de una pila. Llévalo de inmediato a urgencias y solicita atención por un otorrinolaringólogo.

  • El niño tiene dolor, sangrado, dificultad para respirar, tos o babeo constante.



4. Se pegó en la nariz: Muchos pequeños pueden recibir golpes en la nariz durante el juego o por caídas. Generalmente hay hinchazón de la zona y podría sangrar un poco por las fosas nasales. Esto no necesariamente indica que haya fractura. Puedes aplicar un poco de hielo y colocar un tapon de algodón o papel higiénico para contener el sangrado.


Acude a urgencias si:

  • Hay dolor o deformidad importante en la nariz (no intentes enderezarla).

  • El sangrado es abundante y no cede al colocar un tapón o apretar la nariz

  • El niño se desmaya, vomita o se nota desorientado

  • El accidente ocurrió en un vehículo de motor (auto, motocicleta).


5. Siente dolor en el oído: Las causas del dolor de oído son muchas, no necesariamente indica infección o que necesite antibiótico. Puedes aplicar un spray descongestivo (oximetzaolina, nafazolina) y ofrecer analgésico como paracetamol o ibuprofeno. También puedes aplicar una compresa tibia presionando suavemente el oído para aliviar el dolor. Es muy recomendable que lo revise a la brevedad posible un médico para que verifique cómo se encuentran el tímpano y el canal auditivo.



¿Deseas que revise a tu peque? Agenda aquí



66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page